Cardi B está aprendiendo contigo

Mirando el panorama, hay muchos artistas que pueden definir esta cultura millennial en la que vivimos. Desde ver a Justin Bieber y Ariana Grande básicamente crecer ante nosotros por los pasados 8 años hasta personajes como Drake, Rihanna, Lana del Rey y Kanye West siendo portavoces para muchos sectores de la juventud actual, uno puede tener un más o menos de la composición psicológica de los fanáticos de hoy en día.

Pero aunque soy un mega fanático de Kanye West y me entretiene ver lo que Drake y otros estan haciendo en la industria, siento que ninguno se puede usar como ejemplo para enseñar como los millennials reaccionamos a los cambios de una persona expuesta a la luz publica sin ser un ridículo como los hermanos Paul de youtube o algún personaje pasajero de social media que solo va durar un par de meses como meme a lo Joan the Scammer.

Y el mundo me dio en la cara esta semana con alguien que llevo siguiendo todo este tiempo:

Cardi B

Cardi-B-clive-davis-red-carpet-pre-grammy-2018-billboard-1548

Antes de que me tires con el “side eye”, espera un minuto que creo que estoy llegando a algo. 

Becalis Almanzar, mejor conocida como Cardi B, es una historia muy peculiar. 

No es la primera rapera que fue stripper en el pasado; Trina, Eve hasta Azealia Banks llegaron a pasar por los strip clubs antes de que sus carreras explotaran.

“Cardi B pasó del reality tv a la fama”: tremendo; Amara La Negra, New York (Tiffany Pollard), Cyn Santana, Erica Mena, Tammy Rivera y Josephine Hernandez tambien se hicieron famosas por salir de reality shows como Love and Hip Hop.

So, ¿Qué hace a Cardi B diferente a todas las demás?

Cardi B se hizo relevante “creciendo frente a nosotros”. En una manera bien rara, Cardi es como la Justin Bieber del hip hop. De la misma manera que vimos a Justin pasar de un pre-adolescente a un adulto en su 20’s en nuestros ojos, bajo la intensidad de la fama y la constante presión  de fanáticas y críticos en social media, Cardi B está pasando lo mismo. Pero a diferencia de Bieber, quien lleva la mitad de su vida entera en la fama y con buen capital, todo esto para Cardi parece que llegó de la noche a la mañana.

“A-List de momento, nadie me dio un ‘warning’ ni nada. Pero tengo que asegurar mi bolsa (dinero) porque la manera que el internet es hoy en día, dices una cosa mal o la gente mal entiende algo que dijiste y boom! tu popularidad se fue y todo el mundo te quiere ver perder.” – Cardi en su entrevista de Beats1 Radio

Y al escuchar esa entrevista, lo entendí: la culpa no es de Cardi B.

La culpa es de nosotros.

Al nivel que este ensayo no es sobre Cardi B y lo tremendo que ha sido su éxito en los pasados 3 años, sino sobre el nivel de nuestra tolerancia colectiva como sociedad moderna en la época de social media.

Esa linea de la entrevista se siente la paranoia de vivir en estos momentos en los que vivimos. Vivimos en la época donde si dices una opinion errónea, gente común y corriente ha logrado a perder sus trabajos y quedarse si traer comida a la mesa de sus casas. Cardi B lo sabe, mucho de nosotros lo sabemos y por eso tratamos lo que ponemos como tratar ganar una carrera kilométrica… en una pista llena de minas explosivas y la gente que las ponen no se deciden en donde dejarlas puestas.

Esto es un tema que me interesa bastante. Es la razón principal  por la que he sentido el “backlash” emocional de lo que veo en mis “timeline” a diario. Todo el mundo en las redes parecen ser perfectos. Perfectos en conocimiento, perfectos en su código de ética, perfecto en su pensamiento crítico y moral, sin darse cuenta de la imperfección que muestran sus prejuicios.

Ya sea conservador o liberal, todos cojean de una pierna; los portavoces morales de ambos en las redes niegan el proceso más importante en nuestra existencia: EVOLUCIÓN. 

Todo el mundo bajo la lupa tiene que ser perfecto y sin errores en el tiempo presente, sin olvidar que la mayoría de la gente que esta siendo juzgada: 1) no son tan diferente a ellos y 2) son casi de la misma edad.

Lo sé: Cardi B tiene cara de vieja. Spoiler alert: Cardi B tiene 25 años, lo cuales de esos 25, fácil, 21 los pasó bajo circunstancias y ambientes que el 75% de los que comentan sobre su forma de ser no sobrevivirían ni una semana. Cardi ha sido vocal sobre la gente a su alrededor: uniéndose a los Bloods a los 16 años de manera de representar la subsidiaria de la ganga en su barrio, mejor conocida como los Brims(Llego a twittear que la B de su nombre es Cardi Brim hace como 2 años). Su vida de stripper y sus struggles económicos básicamente forman una jaula en la vida de la joven y es una que vemos en personas alrededor del mundo.

Es a lo que llamamos “small town mentality”. El termino definido en la fuente super confiable llamada Urban Dictionary lo define así:

“cuando alguien ha vivido tanto tiempo en un mismo sitio que crean un sentido que lo merecen todo y que la vida fuera de ese pueblo/ciudad no es relevante… personas con este tipo de mentalidad tienden a pasarla difícil ajustarse al mundo real.”

Esto es un buen punto de partida: personas que viven en el mismo pueblo/barrio/ciudad por demasiado tiempo sin conocer algo diferente tienen a tener un vista finita de las posibilidades fuera de ella y/o de las personas que conozcan en el camino y la composición de cada una. Y creo que es lo que le pasaba a Becalis.

Es muy conocido el termino de cangrejismo: la famosa parabola de cangrejos del mismo lugar en un barril donde si uno intenta escapar del barril, los demás trataran de impedir que ese cangrejo salga. Una metáfora gritando “si yo no puedo tenerlo, tu tampoco podrás”. Esto es un tema tocado muchas veces en tiempos recientes en el género del rap.

Jay-Z y Kanye West en Watch The Throne lo tocaron varias veces, especialmente en la canción “Murder to Excellence”:

“And I’m from the murder capital where they murder for capital,
Heard about at least three killings this afternoon,
Looking at the news like “damn! I was just with him after school”,
No shop class but half the school got a tool,
And a “I could die any day”-type attitude,
Plus his little brother got shot repping his avenue,
It’s time for us to stop and redefine black power,
41 souls murdered in fifty hours…” – Kanye West

“And they say by 21 I was supposed to die,
So I’m out here celebrating my post-demise,
If you put crabs in a barrel to ensure your survival,
You’re gon’ end up pulling down niggas that look just like you,
What up, Blood? What up, cuz? It’s all black, I love us…” – Jay-Z

En su disco Big Fish Theory, Vince Staples entra más en detalles con el tema del crab mentality:

“Crabs in a bucket
Wanna see you at the bottom, don’t you love it?,
When they’re hatin’ so you hit ’em with the encore,
Sendin’ shots but you at the top floor,
Let ’em pop shit, give me some drums to go pop with,
Need white women at the shows unconscious,
If not that then topless, earned all this,
Get with that or get in the moshpit…”

Desde que Cardi empezó a subir de fama y entrar al mundo del entretenimiento, parece que la misma gente que la “quiso ver ganar” son los mismo arrastrandola por las piernas por cada error de su pasado. Cuando Cardi B empezó a juntarse con artistas latinos como Ozuna, J Balvin, Anuel AA y Bad Bunny, mucha gente de la cultura afroamericana empezaron a cuestionar su negritud, diciendo que ella nunca reclamo su cultura y que no sabia lo que significaba ser afro-latina.

Cardi, parece una persona tonta pero créeme, no lo es. Como toda persona de barrios como el Bronx, es una persona que tiene un ojo avizor hacia las manera en que la gente proyectan sus expectativas en ella, como en su entrevista con :

“Claro que el éxito de alguien como yo asusta a la gente, por eso es que nos menosprecian. Si tu eres un blanquito frágil en un trailer en Alabama o en algún lado, obviamente vas a estar asustado. ¡Por eso es que tienen tantas armas! Tienen miedo de la inteligencia y capacidad de las minorías. Se están haciendo mierda. Nosotros hemos roto las reglas que nos establecen tantas veces…”

Para alguien que no veía la luz al final del camino, cualquier ayuda es una bendición y más, cuando gente en la misma industria ve esas ayudas como manipulaciones y tomando ventaja del “hype” de la colaboración. El hecho que Cardi pueda correr en ambos, artistas norteamericanos y artistas cercanos a su descendencia latina, va a incomodar no solo a los extraños a la cultura, sino también a los que ella considera como los suyos.

“Primero fue Ozuna porque yo era fanática de Ozuna y lloraba con sus canciones pero mira a Bad Bunny y J Balvin: están en el tope de su genero, les pagan más que a mi, y cuando los conozco, son tan humildes y buenos que me estaban dando las gracias a mi por hacer la colaboración. Yo aqui como que:no no, gracias a ustedes!”, dice Cardi a Ebro en su entrevista con Apple Music. Eso deja saber mucho. Puede ser una conspiración mía pero esto puede decir porque Cardi parece colaborar con la misma gente siempre, por ejemplo, Migos, YG, artistas más underground en su tiempo de mixtapes.

Con toda especulación con Cardi B v.s Nicki Minaj, uno no puede dejar de pensar que parte de esos roces vengan de mentalidad de “ellos son superiores” v.s colaboradores no siendo tan brazos abiertos y humildes como los que ella ya es familiarizada. “Yo quiero darle las gracias a todos los artistas que ayudaron en el album porque yo se como ellos son y lo ajetreadas que son sus vidas. Y para que ellos sacaran tiempo de su horario y hacerlo tan bien como lo hicieron, me hace feliz. Jesus me ama, algo bueno tuve que hacer”. Cada entrevista parece que ella crece mentalmente y fisicamente pero su salud emocional deteriora.

Y ella lo admite. 

Sintiendo la presión de ser la próxima en linea de la industria y de un género tan competitivo como el hip hop, se le ha amenazado contra esa personalidad abierta y sincera que la hizo una estrella. En entrevistas recientes, se ve una Cardi más agotada, menos enfocada en hacer reír a la gente y más enfocada en dejar las cosas claras. Algo necesario con el publico trayendo cosas del pasado al presente como si dictaran su futuro.

Hace unos meses, en la cuna de la justicia llamada Twitter, apareció un trendy topic con el hashtag #CardiBSoProblematic. Una usuaria hizo un thread de momentos de Cardi antes de ser artistas, donde ella hacía chistes con tonos raciales, insultando a otras mujeres de color como “cucarachas”, deseándole a sus enemigos que los violen, chistes que pueden ser visto como tránsfobo y simplemente, comportándose como una persona como ella en aquel entonces se esperaba que se comporte. Todo esto fue tocado en la canción “Best Life” junto a otro artista que creció frente a nosotros, pasando de stoner paranoico al ejemplo de la juventud afro-millennial: Chance The Rapper.

“I said I never had a problem showin’ y’all the real me,
Hair when it’s fucked up, crib when it’s filthy,
Way-before-the-deal me, strip-to-pay-the-bills me,
‘Fore I fixed my teeth, man, those comments used to kill me,
But never did I change, never been ashamed,
Never did I switch, story stayed the same,
I did this on my own, I made this a lane,
Y’all gotta bear with me, I been through some things,
Went from small-ass apartments to walkin’ red carpets,
Pissy elevators, now every dress is tailored,
This some real-life fairy tale Binderella shit,
I got further than them hoes said I will ever get,
And that only goes to show that only God knows…”

La comunidad de Social Media sufre de un syndrome: no creen en crecimiento, ni en el futuro. Yo te acepto decir que Donald Trump o Harvey Weinstein son unos racistas, elitistas, machistas, violadores, bueno, todo lo que puedas decir de ellos. Son unos viejos que han vivido toda su vida de esa manera. Ya no hay vuelta atrás. No lo acepto de personas con potencial y que pueden tener la oportunidad de aprender de sus errores, o sea, gente joven como la mayoría de la comunidad online.

17CARDIB1-superJumbo.jpg

Lo he visto con gente cercana a mi. Como las circunstancias y acontecimientos cambian su manera de ver al mundo. Como un par de meses en otro país les altera la manera que entienden a los seres humanos. Como otro estilo de vida los hace apreciar la que un día vivieron. Artistas no son diferente. Siempre he sido uno que dice que los artistas son un espejo para la sociedad. Cada uno crea lo que le ha sido reflejado en el transcurso de su vida y nos toca a nosotros a admitir nuestra propia belleza o fealdad.

A veces nuestras expectativas sobre los artistas lo que causa es una paranoia y depresión de tener la luz publica todo el tiempo encima. La misma presión que nos quitan a nuestros Kurt Cobain’s y Amy Winehouse’ para después hacernos los dolidos, sin olvidar las criticas que hicimos.

“Yo se los digo en el intro, yo lo quería era pasarla bien y hacer ‘bangers’. La gente esta poniendo una presión y unas expectativas en mi, comparándome con otras mujeres, esperando ciertos comportamientos de mi parte, y acá como que: yo nunca pedi que ustedes hicieran esa mierda. Yo vine aqui tratando de hacer musica, hacer dinero y vivir mi vida. Yo nunca pedí estar arriba. Y eso me obliga a ponerme arrogante y cocky porque yo soy tan humilde que dejo que la gente me pise. O sea, yo acabe de probarles a ustedes que sobrepase toda expectativa. Yo he estado tan abajo tantas veces y siempre vuelvo mas fuerte.”

Hace unos meses, yo me tomé un hiatus de Twitter y Facebook. Todos los días levantarse a tanta negatividad, con noticias arregladas por algoritmos que ajustan tu contenido de manera sobresaturada y la gente siendo social de la manera más antisocial me estaba tomando efecto mentalmente. También fue cerca de la fecha del suicidio de Chester Bennington.

Antes de su muerte, su esposa se pasaba tuiteando fotos felices con  los hijos, videos de Chester dandole gracias a la vida por ponerla en su camino, fotos con los demás miembros de la banda, y cuando ese día de su muerte llegó, me hizo pensar porque lo hizo. Después vi una serie de videos que me confirmaron parte de su depresión. Era una recopilación de videos en conciertos de Linkin Park donde los mismos fanáticos abucheaban al cantante al nivel que se tenía que ir de la tarima y parar los shows. Creo que eso muestra la palabra “entitlement” de los fans de esta época.

Los artistas no nos deben nada.  Nosotros tenemos el control de apoyar o dejar de apoyar cuando queramos. De la misma manera que yo deje de ser tan oyente de Chris Brown o como Charlamange the God admite que le perdió el fanatismo a uno de sus artistas favoritos, R. Kelly por razones obvias. Pero si necesitamos de dejar de obligar a la gente que cambien para que quepan en nuestro molde moralista.

El ser humano necesita fallar, necesita ser ignorante y caerse por su propia prepotencia para poder crecer y ver el “bigger picture”. Necesita faltarle el respeto y ofender a otra persona, aunque sea sin darse cuenta para poder adquirir empatía sobre esa vida. Y nosotros hoy en día cortamos esa posibilidad por nuestras necesidades egocéntricas.

Se ha hecho un estudio sobre las relaciones interpersonales desde la llegada al social media y comprobó que 30%-40% de las conversaciones en vida real se centran en nuestras opiniones y gustos personales, mientras que en social media, ese numero sube a 80%, teniendo interacciones que envuelven hablar de uno mismo. Y al tener algún tipo de publico o “followers”, activa la misma cantidad de dopamine en el cerebro que orgasmos, motivation y el amor.

Lo encontré irónico que su disco debut se llamara Invasion of Privacy (Invasión a la Privacidad). Mientras todo el mundo pensó que sería una indirecta para Off-Set, su prometido quien lo acusaron de ser infiel con Cardi, tuve la espina de que esto se trataría de una cosa mayor:

Nosotros vivimos obsesionados con la privacidad de la otra gente

1523021746_07cc566caa7a3a7fe804589459853fdd

Ella mismo lo dice en su entrevista de Beats 1. Ella no quería enseñar su barriga porque siente que hay cosas que son de su vida personal y más ella que esta en la lupa de la fama y la atención de las redes, todo parece que nada en su vida será suyo. Siempre habra alguien que lo vio o lo sabe o necesita saberlo.

Cardi B no es imbecil. Es una fanatica de la politica, obsesionada con saber la vida e ideologías de presidentes y figuras de poder, multiples veces ha hablado de Donald Trump y sobre que están haciendo con los taxes en el estado de New York. Ella simplemente tomó un rumbo en su vida que no muchos vamos a lograr entender. Y esa es su privacidad.

Por los pasados 4 años, la hemos visto mejorar su dicción, mejorar la forma de expresarse, hablar con prensa, vestir mejor (aunque su corazón sigue siendo de Fashion Nova), se arregló los dientes, su acne se fue, comiendo mejor, se enamoró, se convirtió en madre-to-be, aprendió a hacer rap como se debe y a tener más sensibilidad hacia los demás diferentes a ella, a diferencia a esos tweets y videos viejos que algunos de los mega-woke de twitter quieren hacer ver relevantes.

Cardi B está aprendiendo; con nosotros y de nosotros. Su visión de lo que su vida podría ser ha cambiado y eso expande cualquier horizonte intelectual y moral que uno pueda tener. Peor fuese si se quedaba como la personaje de Instagram diciendo incoherencias que daban risas porque era alguien calle (admitanlo: era la única razón por la que ustedes se reían). Pero para los que hemos sido seguidores desde esos días o gente como Charlamange, Ebro y Desus and Mero, sabíamos que era simplemente descifrar el código que le estaban poniendo frente.

Y Cardi B descifró el código. 

Pero al hacerlo, nos abrió la puerta a invadir su privacidad. 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s